Inauguración del Congreso

En 2017, solo dos canales privados no alcanzaron los mínimos establecidos por ley, mientras que la audiodescripción descendió en 600 horas

La lengua de signos sigue estando a la cola en todas las televisiones, tanto públicas como privadas

Un total de 84 de cada cien minutos de televisión que se emitieron en España en 2017 estaban subtitulados, según los datos que se dieron conocer este lunes durante el IX Congreso AMADIS de ‘Accesibilidad a los Medios Audiovisuales para Personas con Discapacidad’ que se celebra estos días en Madrid.

Los profesionales que participaron en el congreso, organizado por el Real Patronato sobre Discapacidad, a través del Centro Español de Subtitulado y la Audiodescripción (CESyA), junto con la Universidad Carlos III de Madrid y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), pusieron de manifiesto que 2017 finalizó con solo dos canales de televisión privados que no alcanzaban los mínimos de accesibilidad (el 75% en el subtitulado) que establece la Ley General de Comunicación Audiovisual.

La accesibilidad a los medios de comunicación audiovisuales fue la principal temática abordada durante la primera de las dos jornadas en las que se divide el encuentro. Sus participantes destacaron que, “aún queda mucho por hacer” con respecto a la audiodescripción y, sobre todo, en relación a la lengua de signos, dos de los compromisos necesarios para alcanzar la inclusión total de las personas con discapacidad en este sector.

Durante su intervención, Víctor López, jefe de Autonomía Personal de la ONCE, narró los 25 años de experiencia del sistema de audiodescripción de esta entidad y se refirió a dos hitos: el primero, en 2006, cuando surgen las normas UNE que establecen la Ley de Audiodescripción; y el segundo, en 2010, con La Ley General de Acceso a los Contenidos Audiovisuales.

Laura Feyto, jefa de la Unidad de Accesibilidad de TVE, hizo un repaso del trabajo de la Unidad que dirige, “un equipo formado por 40 personas y que trabaja los 365 días del año”. Según los datos aportados por esta profesional, 2017 se cerró con 30.000 horas subtituladas. “Desde 2014 quedan muy pocos servicios sin subtitular (promociones, patrocinios e informativos territoriales)”, dijo, al tiempo que explicó que se trata de  “espacios sobre los que se está trabajando actualmente”.

En cuanto a la audiodescripción en TVE, 2016 fue el primer año en el que lograron cumplir con los mínimos establecidos por la Ley. “El pasado mes de septiembre se emitieron 124 horas en la 1 y 174, en el canal CLAN”, detalló Feyto.

La lengua de signos sigue, no obstante, estando a la cola. A partir de los datos aportados, en la televisión pública solo se aprecia un tímido despegue a partir de 2016, aunque ya se signan en pruebas algunos programas seleccionados por los propios espectadores, como ‘España Directo’ o ‘Corazón’.

Por su parte, Laura Guindo, perteneciente a la Comisión de la Subdirección Audiovisual de la CNMC, contó cómo en estos momentos supervisan las emisiones de 26 canales, 21 privados y cinco públicos. Lo hacen tanto para cerciorarse que se cumplen los mínimos que establece la Ley como para comprobar en qué franja horaria se emiten.

Según Guindo, “con respecto al subtitulado, en 2017 solo dos canales privados no alcanzaban los mínimos y la audiodescripción descendió en 600 horas”, aunque es la primera vez que todos los canales privados cumplen con las dos horas obligatorias.

Con respecto a la lengua de signos, la representante de la CNMC es de la opinión de que “es francamente mejorable”. “Con 3.600 horas de emisión (frente a las 7.900 obligatorias), la mayor parte se emitió en horario de madrugada”, afirmó.

Otra de las batallas es señalizar adecuadamente la accesibilidad, tanto en las pantallas de los televisores como en las guías electrónicas de programas (EPG). Para Guindo, “a día de hoy no existe una herramienta homogénea para indicar dónde localizar los contenidos subtitulados o, en el caso de la lengua de signos, ni siquiera se indica”.

Belén Ruiz, directora gerente de CESyA, avanzó el consenso logrado por todos los agentes implicados (sectores de la discapacidad, operadores, Administración) para crear un catálogo de indicadores que sirvan para valorar la calidad en el subtitulado y la audiodescripción. “Ahora comenzaremos con las pruebas para validar los indicadores elegidos”, señaló. Para la directiva del CESyA, el nuevo reto estará en ampliar la accesibilidad a los dispositivos de consumo audiovisual en movilidad, además de las televisiones en abierto.

La jornada finalizó con la intervención de Fernando Ilán, cofundador de ‘La Nuestra’, la primera revista accesible (a través del método de lectura fácil) de España. Ilán relató la necesidad de publicaciones como la suya, la utilización de nuevas tecnologías, como los códigos QR para convertir artículos en formato audio, y de cómo la situación demográfica está creando una pirámide invertida que propiciará la necesidad de un mayor esfuerzo para lograr la accesibilidad de productos y servicios a una gran parte de la población.

Más información del Congreso: www.cesya.es/amadis2018

Fuente: ilunion.com